Ventilación Mecánica

iStock-472548680

Diente de León esparciendo semillas

A nivel general y prescindiendo de aspectos regulatorios, los sistemas de ventilación se pueden clasificar en sistemas por ventilación natural y sistemas por ventilación mecánica. En los sistemas por ventilación natural tanto la entrada de aire como la extracción se lleva a cabo mediante un proceso natural, utilizándose como principio de funcionamiento el flujo natural de aire por diferencia de presiones y temperaturas. Estos sistemas no presentan una regulación del caudal de aire, por aplicación del propio principio de funcionamiento, no siendo idóneo su uso para ventilación en edificios, debido a que no se puede asegurar que se puedan mantener los caudales de aire de ventilación requeridos. La ventilación en edificios es un requisito para garantizar la salubridad y el confort en su interior, puesto que permite aportar aire de renovación para mantener el aire interior en condiciones adecuadas, reduciendo olores o la presencia de elementos contaminantes. Como efecto contrapuesto el aire introducido del exterior no se encuentra en las condiciones de temperatura y humedad interior requeridas, lo que supone una carga energética, dado que hay que atemperarlo. Por lo tanto debe buscarse un equilibrio que permita aunar calidad de aire interior y ahorro energético.

Los sistemas de ventilación mecánica utilizan ventiladores para llevar a cabo la admisión o extracción de aire en el edificio. Podemos encontrar básicamente cuatro tipos de sistemas de ventilación mecánica, que se analizan a continuación:

  • Sistema de ventilación mecánica con admisión mecánica: la entrada de aire se lleva a cabo utilizando ventiladores, mediante un sistema de rejillas o conductos. El aire se introduce en los locales secos y se extrae del edificio usando rejillas en las zonas húmedas, que son generalmente las cocinas y baños. Con este sistema se puede filtrar el aire exterior y controlar la admisión de aire, permitiendo un cierto control efectivo del aire introducido y por lo tanto un adecuado comportamiento a nivel energético.
  • Sistema de ventilación mecánica con admisión natural y extracción mecánica: el aire entra al edificio usando rejillas situadas en las estancias, normalmente encima de las ventanas, y se extrae mediante un ventilador en las zonas húmedas, tales como cocinas y baños. Este sistema ha sido el más utilizado durante muchos años, ya que al usar extracción forzada se garanticen los caudales mínimos de renovación para lograr una ventilación interior mínima. El problema de este sistema viene dado porque en caso de que exista mucho viento sobre la fachada se produce una entrada excesiva de aire, dando lugar a un consumo energético elevado y a corrientes de aire. Para solucionar estos problemas existen sistemas de mejora, como las rejillas para fachada autorregulables, que adecúan la sección de paso de forma automática, para evitar renovación excesiva, o sistemas de extracción individual en cada estancia, que activan el ventilador de extracción de cada una de ellas en función de la calidad del aire en las mismas, permitiendo un mejor comportamiento global.
  • Sistema de ventilación mecánica con admisión y extracción mecánica: en este tipo de sistemas se logra una renovación de aire usando admisión y extracción mediante ventiladores, lo que permite garantizar de forma exacta el caudal de renovación requerido, ajustando además el consumo energético. Este sistema es el que presenta mejor comportamiento a nivel energético, al garantizar un aire interior con los niveles de calidad exigibles pero sin que se produzca un caudal de aire excesivo. Además como variantes puede presentar extracción o admisión central, para toda la vivienda, o individual para cada estancia.
  • Sistema combinado: una última opción consiste en usar un sistema que integra características comunes de varios de ellos, siendo lo más habitual combinar sistemas con admisión mecánica con sistemas de extracción mecánica individual sólo en ciertas estancias en las que se requiere un control más específico sobre la calidad del aire, como son baños, cocinas, tendederos o almacenes.

La utilización de estos sistemas mecánicos proporciona una solución integrada de calidad de aire y ahorro energético, mejor confort para los usuarios y reducción de coste, siendo por lo tanto notablemente superiores a cualquier sistema de ventilación natural. Mencionar que a nivel normativo en España no se permite el uso de sistemas de ventilación natural, por lo que siempre se instalarán sistemas de ventilación mecánica adaptados a los requisitos y necesidades del edificio.

, ,

Sé el primero en comentar.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR