La aerotermia como alternativa a la geotermia. Consideración como energía renovable

Globos aerostáticos

En el mercado de las instalaciones térmicas persiste la duda de si la bomba de calor aerotérmica tiene la consideración de energía renovable. Esta indefinición tiene gran trascendencia pues condiciona la aplicación del inciso 4 del apartado 2.2.1 del DB HE 4, donde dice que “la contribución solar mínima para ACS y/o climatización de piscinas cubiertas podrá sustituirse parcial o totalmente mediante una instalación alternativa de otras energías renovables”.

La situación altera el mercado y dificulta la competencia de las empresas que tienen su negocio orientado a esta tecnología frente a aquellas que comercializan biomasa, geotermia y otras tecnologías comúnmente consideradas renovables.

Cabe destacar que la falta de una definición explícita que concrete la fracción de energía que ha de ser considerada renovable afecta también a geotermia de baja temperatura o biomasa, si bien las administraciones en general aceptan la consideración de estas últimas como renovables, pero no la de la aerotermia.

La Directiva 2009/28/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de abril de 2009, relativa al fomento del uso de energía procedente de fuentes renovables y por la que se modifican y se derogan las Directivas 2001/77/CE y 2003/30/CE define como «energía procedente de fuentes renovables»: la energía procedente de fuentes renovables no fósiles, es decir, energía eólica, solar, aerotérmica, geotérmica, hidrotérmica y oceánica, hidráulica, biomasa, gases de vertedero, gases de plantas de depuración y biogás.

Dicha definición aparece de nuevo recogida en la Directiva 2010/31/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de mayo de 2010, relativa a la eficiencia energética de los edificios y ha sido traspuesta a la legislación española en gran número de normas.

De hecho el propio documento HE en el Apéndice A de su sección HE 0 recoge la definición de manera literal, definición que también aparece en los siguientes documentos:

  • Real Decreto 235/2013, de 5 de abril, por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios.
  • Circular 6/2012, de 27 de septiembre, de la Comisión Nacional de Energía, que regula la gestión del sistema de garantía de origen de la electricidad procedente de fuentes de energía renovables y de cogeneración de alta eficiencia.
  • Orden ITC/1522/2007, de 24 de mayo, por la que se establece la regulación de la garantía del origen de la electricidad procedente de fuentes de energía renovables y de cogeneración de alta eficiencia.

Las reservas a considerar la bomba de calor aerotérmica como tecnología renovable se suelen fundamentar en que necesita consumir electricidad para funcionar. Esto está previsto en la Directiva 2009/28/CE que en su artículo 5 expone:

Artículo 5 Cálculo de la cuota de energía procedente de fuentes renovables

  1. El consumo final bruto de energía procedente de fuentes renovables en cada Estado miembro se calculará como la suma:
  2. a) del consumo final bruto de electricidad procedente de fuentes de energía renovables;
  3. b) del consumo final bruto de energía procedente de fuentes renovables para la calefacción y la refrigeración, y
  4. c) del consumo final de energía procedente de fuentes renovables en el sector del transporte.

…/…

La energía aerotérmica, geotérmica e hidrotérmica capturada por las bombas de calor se tendrá en cuenta a efectos del apartado 1, letra b), siempre que la producción final de energía supere de forma significativa el insumo de energía primaria necesaria para impulsar la bomba de calor. La cantidad de calor que se ha de considerar como energía procedente de fuentes renovables a efectos de la presente Directiva se calculará de conformidad con la metodología establecida en el anexo VII.

Por lo tanto la Directiva 2009/28/CE establece un método para determinar que fracción del calor producido por las bombas de calor aerotérmicas debe tener la consideración de renovable.

Dicho método, que resulta sencillo trasponer a la legislación española, llega a definir incluso que bombas de calor deben ser tenidas en cuenta a efectos de cómputo de energía renovable, en base a un parámetro sencillo de calcular.

Así la directiva establece que tendrá consideración de energía renovable la fracción del calor útil producida por la bomba de calor calculadas de la siguiente forma:

Ecuación

E indica que solo habrán de ser tenidas en cuentas las bombas de calor que cumplan la siguiente relación:

Ecuación

Donde:

  • Qusable: el calor útil total estimado proporcionado por bombas de calor conformes a los criterios mencionados en el artículo 5, apartado 4 de la Directiva, aplicado como sigue: sólo se tendrán en cuenta las bombas de calor para las que SPF > 1.15 * 1/η,
  • SPF: el factor de rendimiento medio estacional estimativo para dichas bombas de calor.

Dicho factor es asimilable al SCOP tal y como lo define el Reglamento Delegado (UE) nº626/2011 relativo al etiquetado energético de los acondicionadores de aire y el Reglamento (UE) nº206/2012 que define los requisitos de diseño ecológico aplicables a los acondicionadores de aire.

La Decisión de la Comisión de 1 de marzo de 2013 (2013/114/UE) establece las directrices para el cálculo de la energía renovable procedente de las bombas de calor, permitiendo estimar el Qusable y el SCOPnet.

Para los equipos ensayados conforme a la norma EN 14825:2012 el SPF coincidirá con el SCOPnet certificado. Para los equipos que no hayan sido certificados de acuerdo con esta norma se podrá emplear el método desarrollado por IDAE en su documento reconocido “Prestaciones medias estacionales de las bombas de calor para la producción de calor en edificios”.

  • η el cociente entre la producción total bruta de electricidad y el consumo primario de energía para la producción de electricidad, y se calculará como una media de la UE basada en datos de Eurostat.

Conclusiones

Por lo expuesto se concluye que existen un método para estimar la fracción renovable de las bombas de calor aerotérmicas: el indicado por la Directiva 2009/28/CE y desarrollado por la Decisión de 1 de marzo de 2013.

Se concluye también que las normas de etiquetado y ecoeficiencia obligan a los fabricantes de acondicionadores de aire de hasta 12 kW a ensayar y facilitar los valores de rendimiento medio estacional, y que en ausencia de dichos ensayos IDAE facilita un procedimiento de cálculo para la estimación de dicho rendimiento.

Por ello se cuenta con un método objetivo para determinar la fracción renovable de la aportación térmica de las bombas de calor aerotérmicas, resultando injustificable el rechazo de dicha fracción como energía renovable.

, , , ,

Sé el primero en comentar.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR